Una relación de contrastes: Tierra vs. Ser humano

publicado el 29 jun, 2012 Blog Ecología Economía
PORTADA

  Hace miles de millones de años que se formó nuestro planeta. Desde entonces, se han constituido ecosistemas como unidades naturales de seres vivos que se relacionan entre sí y se nutren, de alguna forma, para seguir avanzando y construyendo un hábitat más fuerte y sostenible con los recursos que se disponen. El ciclo de la vida nos ha enseñado como, a menudo, los animales y las plantas están en perfecta simbiosis con su medio; pero, ¿lo está también el hombre?.

  Remontándonos hacia atrás en el tiempo y estudiando las miles de culturas distintas que el ser humano ha desarrollado vemos como la Diosa Tierra ha estado fuertemente vinculada con muchas de ellas; ya los sumerios la honraban, entre otros muchos dioses relacionados con la naturaleza, los pueblos andinos veneraban y aún hoy veneran a la Pachamama como a la Madre Tierra, los griegos la llamaban Gea e incluso en la religión tradicional china encontramos una diosa del mar, un dios de la tierra… Todo esto demuestra que el ser humano es, a veces, consciente de la importancia que la tierra tiene, pero en ocasiones parece que nos hemos olvidado de ello y tal abandono lo pagamos muy caro.

Al observar la historia vemos que el crecimiento tecnológico y económico del hombre aumenta, aunque no como única razón, el daño que este realiza en su medio ambiente, y que en numerosas ocasiones desemboca en los problemas que conocemos como desastres naturales. Podemos enumerar una serie de desastres naturales que el ser humano provoca (para posteriormente sufrir sus consecuencias); véanse: lluvia ácida, calentamiento global, agotamiento del ozono, contaminación del aire, deforestación,  contaminación marina, degradación del suelo, contaminación química y toxica,  incendios, … etc.  El riesgo de desastre dependerá de la vulnerabilidad del medio y del peligro al que se la exponga, como podemos resumirlo en esta expresión matemática (DMTP, 1994):

Riesgo = Vulnerabilidad × Peligro

  La mayoría de los desastres naturales arrojan unas peligrosas cifras de pérdidas humanas, sociales y económicas, mayores en el caso de que la población no este preparada para tal impacto, como es habitual que suceda. En este sentido hay numerosas organizaciones que trabajan para preparar a la sociedad contra tales adversidades como, por ejemplo, la EIRD (Estrategia Internacional parala Reducción de Desastres) de las Naciones Unidas, que procura vincular distintas organizaciones bajo el objetivo común de reducir el número de muertos y heridos provocados por semejantes catástrofes y fomentar la sensibilización pública respecto a la importancia de dichas prevenciones.

  Las pérdidas que se producen son muy difíciles de medir, tanto social como económicamente. La economía, como ciencia de la administración de los recursos escasos de la sociedad, influirá en el futuro de las consecuencias ambientales, ya que estas dependen de la forma en que la población decida usarlos, por ejemplo el tipo de industria promovida, la cantidad de tierra usada para la agricultura, la cantidad y tipo de energía consumida, la forma en que se tratan los desechos…Aunque todas estas decisiones están también conectadas con otros aspectos de la vida del ser humano como son la política o las leyes.

  Aún es difícil que los españoles olvidemos como allá por el año 2002 el buque petrolero Prestige se hundía en aguas gallegas provocando una marea negra de 77.000 toneladas de petróleo a lo largo de casi 1000 Km. de costa. Este suceso es considerado como uno de los desastres ambientales más costosos rondando la cifra de 1000 millones de euros, afectando drásticamente al turismo y provocando en algunas zonas más de 300 días de prohibición de pesca. A esto hay que sumar la muerte de cerca de 60 mamíferos y 17.000 aves, poniendo al arao común (Uria aalge) en peligro de extinción, siendo pues por todo esto, un claro ejemplo de un duro golpe hacia nuestro planeta.

  Algunos se preguntan ¿Cómo pudo ocurrir algo así? La respuesta está en la falta de prevención e inspección de un buque que no estaba en buen estado, así como en la falta de cooperación desde las autoridades del petrolero (por querer salvar la mercancía a toda costa) y por supuesto en la lentitud de las decisiones tomadas, que al no estar preparados para tal incidente las acciones que se tomaron (llevar al buque mar adentro en lugar de remolcarlo a puerto) fueron lentas y desacertadas. Hoy, pensamos ¿Qué se está haciendo para que no se repita? Pues en principio a partir del 2015 estarán prohibidos todos los petroleros que no dispongan de doble casco y se esta obligando (esperamos) a pasar una revisión al año a todos los buques de riesgo, conforme a las normativas dela UE.

  En la otra cara de los desastres naturales nos encontramos con nuestra querida tierra, ella es también la culpable de numerosas adversidades que el ser humano tiene que afrontar; véanse: tsunamis, erupciones volcánicas, deslizamientos de tierra, ciclones tropicales, inundaciones, sequías, terremotos, tornados y huracanes, … etc.  Hasta que punto el hombre puede intervenir también en la aparición de algunos de ellos es un asunto difícil de saber, pero lo que está claro es que la mayoría son desastres con los que el ser humano se encuentra sin culpa ni preparación alguna y que provocan, también, millones de pérdidas al año, sociales y económicas.

  Miles de años atrás se registró una de las erupciones volcánicas más fuertes de la historia: la del volcán de Sumatra. Cientos de kilómetros cúbicos de polvo fueron expulsados a la atmósfera por el volcán Toba lo que provocó un descenso de 15ºC durante los tres años posteriores a la erupción y un largo invierno de seis años, nada comparado con la catástrofe que supuso para el ser humano la intensidad de aquella glaciación que casi nos extermina.

  En la actualidad no vivimos desastres de semejante escala (afortunadamente) pero si otros que provocan miles de muertes, como el terremoto que asoló Haití en 2010. ¿Por qué ocurrió? Debido al fuerte movimiento de dos placas terrestres que se separaron rápidamente (2cms al año se considera rápido), por lo que la zona que se encuentra justo encima de la falla provocada por la discontinuidad de estas dos placas sufrió las consecuencias. Uno de los países más pobres de América que tuvo que lidiar con la lenta reconstrucción que supuso este desastre, y de la cual la consciencia pública ya se ha recuperado, pero esta población caribeña no.

  El hombre es, sin duda, un lobo para el hombre, pero también para su propio planeta, ¿porque? Me temo que, esta vez, no podemos responder a eso, pero sino podemos evitar los desastres provocados por los ciclos habituales de la tierra, al menos, debemos cuidar de no cometer errores que nos lleven a provocar nosotros mismos más calamidades y así mantener el equilibrio de este pulso Tierra-Ser humano que empezó hace millones de años.

Bibliografía:
Centro nacional de planificación de los desastres: Origen y planificación de los desastres.
Loureiro M. L., Loomis J.B., Vázquez M. X.: Valoración económica de las pérdidas ambientales causadas por el buque Prestige Maria Loureiro (Universidad de de Santiago de Compostela). III Congreso de la Asociación Hispano-Portuguesa de Economía de los Recursos Naturales y Ambientales. Palma (Mallorca) (2008).
Organización Panamericana de la Salud: Los desastres naturales y la protección de la salud. Publicación Científica No. 575. Washington D.C. (2000)
Wilches-Chaux G.: Desastres y el medio ambiente. 2ª Ed. Programa de Entrenamiento para el Manejo de Desastres (DMTP) (1995).
Withington J.: Historia mundial de los desastres. Turner Noema (2009).
 
Recursos electrónicos:
Centro de Información Sobre Desastres Y Salud: “Desastres, guía de prevención”: cidbimena.desastres.hn/
“Desastre ecológico del Prestige” Portal de medio ambiente: www.ambientum.com
“Prestige”: Crónica en negro, Miquel Pontes (2003): marenostrum.org
Los 10 sismos más mortales en los últimos 100 años: mexico.cnn.com
Portal de Información Turística de A Costa da Morte: El arao común ¿extinto en Galicia?: www.finisterrae.org
Web de la UNESCO: www.unesco.org
Web de Estrategia Internacional de Reducción de Desastres (EIRD): www.unisdr.org/

1 comentario

  1. MENTIRAS LA INPORTANCIA DE LA TIERRA ES SIEL SER HUMANO NO EXISTIARA NOSOTROS TAMPOCO YA ESO ERA TODO ADEMAS EL ENDOR ES LA PARTE DE LA TIERRA ESO CAMBIA TODO