¿Sabías qué gatear implica algo más que moverse?

publicado el 18 Nov, 2013 Antropología Miniporques Neurofisiología

  Aunque el bebé no se dé cuenta de ello y simplemente disfrute yendo de aquí para allá como un correcaminos, en el interior de su cerebro están ocurriendo cosas muy determinantes.

Se ha demostrado que el gateo fortalece la armonía entre los dos hemisferios cerebrales mediante conexiones neuronales (recordemos que la neurona es la célula nerviosa principal de nuestro cerebro) ya que es necesaria una importante coordinación del movimiento en la que el brazo derecho sincroniza con el pie izquierdo, es decir, movimientos diferentes en ambos lados del cuerpo y simultáneos que ayudan a desarrollar habilidades motrices.

Además prepara la vista y la mano para la fascinante aventura, no muy lejana, de aprender a leer y escribir. Esto es debido a que se comienzan a focalizar objetos a una distancia concreta (nociones del “cerca y lejos”) superando dificultades en la orientación espacial. Por último, favorece la oxigenación cerebral, algo necesario de controlar correctamente para cuando empiece a hablar.

En conclusión, el gateo se convierte en un factor clave que marcará al bebé en el desarrollo de sus futuras habilidades escolares y extraescolares.

Todavía no hay comentarios