¿Sabías qué el bostezo se contagia como señal de empatía?

publicado el 16 Dic, 2013 Miniporques Neurofisiología Psicología

  Ver a alguien bostezando, escucharlo, o incluso leer sobre ello, puede hacernos bostezar. Según investigaciones recientes, el bostezo contagioso es un signo de empatía, una peculiar forma de vinculación social, es decir, una forma de «solidarizarse» con lo que experimenta otra persona.

Las neuronas espejo son las células encargadas de hacernos bostezar cuando lo vemos en otra persona, o de que nos encontremos imitando un gesto sin saber por qué, de alguien cercano a nosotros. Son un grupo de células que fueron descubiertas por el equipo del neurobiólogo Giacomo Rizzolatti y que parecen estar relacionadas con los comportamientos empáticos, sociales e imitativos. Su misión es reflejar la actividad que estamos observando.

Un experimento reciente ha mostrado que el ritmo del contagio es mayor cuando se da entre parientes y que éste disminuye cuando se trata de amigos, conocidos y desconocidos. Destaca además que los niños comienzan a desarrollar este comportamiento de contagio a partir de los cuatro años de edad y que en chicos con autismo existe la mitad de posibilidades de que el bostezo se contagie. Algo realmente sorprendente, ¿no?

Aunque esta acción es común entre los animales vertebrados (los mamíferos y la mayoría del resto dotados de columna vertebral  bostezan), sólo es contagioso en los humanos, primates y en algunas razas de perros.

Todavía no hay comentarios