Practicando mindfulness

publicado el 29 Feb, 2016 Blog Curiosidades Psicología

 El concepto mindfulness se define como «la atención y conciencia plena, presencia atenta y reflexiva a lo que sucede en el momento actual» (Vallejo) (imagen 1). Se trata de una capacidad metacognitiva que nos permite la autorregulación de la atención sostenida en la experiencia inmediata, permitiendo un mayor reconocimiento de los acontecimientos mentales en el momento presente. Es una experiencia meramente contemplativa, de observar sin valorar, aceptando la experiencia tal y como se da. Es una observación abierta e ingenua, ausente de crítica. Se podría decir que es una forma de estar en el mundo sin prejuicios: abierto a la experiencia sensorial, atento a ella y sin valorar o rechazar de forma activa y taxativa dicha experiencia. La actitud contemplativa no debe ser entendida como actitud pasiva o ausencia de actividad, sino como una actividad cuyo objetivo primordial es la adquisición de conocimientos sobre el mundo que nos rodea en el momento presente.

Este concepto se empezó a estudiar en la década de los 90; sin embargo, es actualmente cuando podemos contar con mayor número de investigaciones. Esta disciplina se considera en auge por sus aplicaciones en numerosas terapias psicológicas, en conjunto con otras técnicas, se viene utilizando en trastornos como la ansiedad o la demencia; este último campo -aún en fase experimental- está dando resultados muy positivos. El mindfulness  ha sido integrado en tres procedimientos clínicos de gran interés y que, además, han aportado evidencia empírica de su utilidad; el primero, es la terapia de conducta dialéctica; el segundo, es la terapia cognitiva de la depresión, más concretamente, la terapia cognitiva basada en mindfulness de la depresión; y, finalmente, se haya integrado también en el proceder de la terapia de aceptación y compromiso.

 

El entrenamiento en mindfulness supone instruir al paciente para que observe su cuerpo y lo describa, sin valoración y centrándose en el momento presente. El procedimiento más utilizado incluye elementos cognitivos (meditación) (imagen 2) junto con determinados tipos de relajación o ejercicios centrados en sensaciones corporales.

Con las técnicas de mindfulness no se pretende que la persona controle su cuerpo, sino que observe sus respuestas fisiológicas; que la persona acepte cualquier cambio, sensación o movimiento que se produzca; que haya una implicación activa en la tarea planteada buscando conocer y sentir todo lo que acontezca en ella; que dicho interés activo no suponga lucha o control sobre otras actividades competitivas, por ejemplo, si atendiendo a las sensaciones corporales el pensamiento se va a otros asuntos alejados de la tarea, una vez que la persona se da cuenta de la disgresión, no se enoja o contraría, sino que acepta dicha digresión y simplemente vuelve a atender a las sensaciones y tareas en que está implicado. Los procedimientos y ejercicios concretos pueden ser muy diversos (imagen 3).

 mind 3

La práctica de mindfulness tiene un beneficio directo en la acción del momento presente, en comparación con otras técnicas de estimulación cognitiva, porque supone potenciar las capacidades y recursos internos (imagen 4). Durante la práctica de mindfulness se incrementa la irrigación cerebral en áreas corticales y subcorticales y también aumenta la conectividad entre diferentes estructuras cerebrales y densidad neuronal.

La implementación de técnicas eficaces de mindfulness debe ser supervisada por personal especializado y entrenado en estas técnicas. Las intervenciones tienen que contar con una programación individualizada, una evaluación continua del progreso, niveles de apoyo personal, temporal y físico intenso, y, por último, la generalización de los aprendizajes debe estar convenientemente planificada.

mind 4

Bibliografía:
Quintana Hernández, D.J y Miró Barrachina, M.T: Estimulación basada en mindfulness. Consejo general de la Psicología de España: Papeles del Psicólogo, 36, 238 (Septiembre-Diciembre 2015).
Vallejo Pareja, M.A: Mindfulness. Consejo general de Psicología de España: Papeles del Psicólogo, 2,240 (Julio 2006).

Todavía no hay comentarios