¿Por qué se crean los vientos?

publicado el 8 Ago, 2018 Miniporques

Seguramente compruebes la predicción meteorológica antes de ir a la playa este verano y no precisamente porque temas a la lluvia, sino al viento. Ese viento que, tanto hace que te entre arena en los ojos, como genera las olas tan ansiadas por los surfistas o mueve aerogeneradores dándonos energía eléctrica sostenible. ¿Cuál es el origen del movimiento de las masas de aire?

El viento tiene su origen en distintas fuentes siendo la temperatura la principal de ellas. El calor del sol hace que las masas de aire se calienten, lo cual produce un aumento de su volumen (se dilatan), con lo que disminuye su densidad haciendo que asciendan. Es el mismo fenómeno que se observa, por ejemplo, al mirar una carretera en pleno verano. ¿No ven unas pequeñas corrientes de aire que se agitan y ascienden? ¡A ese fenómeno nos referimos! La otra fuente determinante en la dinámica del viento es el movimiento rotatorio de nuestro planeta, que produce una inercia en las masas de aire y hace que las trayectorias no sigan una línea perfectamente recta.

Debido a estos dos factores, fundamentalmente, tenemos vientos que a nivel planetario se mueven desde los polos al ecuador terrestre. Esto ocurre debido a que los rayos solares se reciben más perpendicularmente en el ecuador, con lo que calientan en mayor medida las masas de aire provocando que éstas asciendan. Debido al vacío que se produce, las masas de aire colindantes y procedentes de los polos, en última instancia, se mueven hacia el ecuador para llenar dicho vacío.

A nivel más local, como ocurre por ejemplo en zonas costeras, el sol calienta más intensamente al aire en contacto con la tierra que al aire en contacto con el mar. Esto conlleva a que el aire de la superficie terrestre ascienda y sea reemplazado por aire más fresco, que procede de las masas que se encuentran sobre el agua. A este fenómeno se debe la denominada «brisa marina».

Este fenómeno físico podemos aplicarlo a distintas escalas ya que, en definitiva, se debe a la incesante búsqueda del equilibrio al que tiende siempre nuestro medio ambiente. Por lo tanto, ¿sabrían encontrar una explicación, por ejemplo, al persistente viento del este (el afamado «levante») de las costas del Estrecho de Gibraltar? Seguro que sí.

Todavía no hay comentarios