¿Por qué colocar una bolsa de plástico para respirar puede ayudar ante un ataque de ansiedad?

publicado el 5 Oct, 2017 Miniporques

Cualquiera ha visto una y mil veces en películas cómo se coloca una bolsa de plástico en la boca a una persona para que respire en su interior ante un ataque de ansiedad o de pánico. Los directores de cine la emplean sin tener ni idea de porqué se haría en una situación real, pero viene muy bien para aportar dramatismo a las escenas. La cuestión es que, gracias a ellos, muchas personas imitan esta maniobra de primeros auxilios y se evitan en muchos casos complicaciones mayores… pero ¿por qué es útil esta maniobra? La respuesta, inesperadamente, está en el pH de nuestra sangre.

Ante una situación que nos produce pánico o ansiedad, se producen distintos procesos en nuestro cuerpo que alteran el funcionamiento normal del mismo. Uno de ellos es la hiperventilación (respiraciones más profundas y con mayor frecuencia) debida a la sensación de asfixia o de falta de aire.

Esta hiperventilación hace que se incorpore al cuerpo mayor cantidad de oxígeno del necesario y, además, que se expulse mayor cantidad de dióxido de carbono. El dióxido de carbono actúa regulando el pH (la concentración de protones) en nuestra sangre, el cual afecta a nuestro cuerpo a muchos niveles. De forma concreta, si eliminamos más dióxido de carbono del necesario, el pH de nuestra sangre aumentará -lo cual se denomina alcalosis respiratoria-.Esta alcalosis produce mareos y malestar al principio, pero puede llevar a calambres y desmayos en situaciones más graves. Asimismo, la sensación de mareo o malestar de la persona que está hiperventilando hará que se ponga aún más nerviosa con lo que hiperventilará aún más, empeorándose así la situación. ¿Qué hace la bolsa de plástico, entonces?

Si colocamos una bolsa que cubra la nariz y la boca de la persona que experimenta el ataque, haremos que la concentración de dióxido de carbono de la bolsa sea mayor que la del aire exterior debido al que la propia persona expulsa. Así, con cada inspiración, esta persona estará incorporando dicho dióxido de carbono nuevamente con lo que el pH de su sangre aumentará más lentamente, dándose tiempo para tranquilizarse antes de sufrir mareos u otras sensaciones de malestar.

Muchas cosas que se ven en la televisión deberían llevar el rótulo de «no hacer en casa, escena peligrosa», pero en este caso, ya saben qué y por que sí tienen que hacerlo en cualquier lugar donde se necesite.

Todavía no hay comentarios