Parasaurolophus

publicado el 23 Jul, 2015 Dinosaurios

  Parasaurolophus es un dinosaurio herbívoro del orden Ornithischia de unas 2 toneladas y media de peso que vivió a finales del período Cretácico (entre 83-71 millones de años aproximadamente)  en lo que, en la actualidad, se conoce como Norteamérica. Este dinosaurio podía desplazarse sobre cuatro patas o usando únicamente las traseras. Aunque preferentemente estas últimas las solía utilizar para huir cuando se sentía amenazado o simplemente para alcanzar las zonas más altas de los árboles, para lo que estaba provisto de varias hileras de dientes superpuestos y fuertes capaces de triturar y desmenuzar ramas. La cola de este dinosaurio era fuerte y robusta en relación con su tamaño, esto se cree que era así ya que la usaba como un timón de barco, es decir, para nadar en aguas profundas, pudiendo alejarse de sus depredadores.

Su nombre hace referencia a la cresta de la estaba provisto, ya que significa “cercano al reptil con cresta”. Esta cresta era similar a la del Saurolophus de ahí su nombre. Tras su descubrimiento en 1911, se pensó que esta protuberancia le serviría para poder respirar debajo del agua, este hecho quedó descartado tras comprobar que estaba cerrada herméticamente. Sí se analizó que la cresta era hueca por dentro y estaba conectada con las fosas nasales, por lo que se sabe que al expulsar el aire respirado vibraba, emitiendo el bramido característico de este dinosaurio. Además existía un claro dimorfismo sexual, ya que la cresta del macho era mayor que la de las hembras, por lo que se cree que emitiesen un sonido más agudo ya que el recorrido del aire por el interior de la cresta era menor que en el caso de los machos.

1 comentario

  1. Bear Kutuzov dice:

    Muy buenos días. Quisiera poder contribuir mediante mi comentario, un poco con el conocimiento de estos fascinantes animales como fueron los dinosaurios. Me gusta mucho este sitio web y la información que aquí brindan, por lo que únicamente deseo ayudar a ampliar algunos aspectos ya expuestos.
    El Parasaurolophus no necesariamente podía nadar para escapar de los depredadores. Su peso, aunque era menor al del Albertosaurus, era similar al del Daspletosaurus y Gorgosaurus, quienes lo cazaban. El Parasaurolophus alcanzaba las 2.5 a 3 toneladas de peso y eso le habría imposibilitado nadar, ya que sus patas delanteras compuestas de 4 cascos con almohadillas no podrían resistir su volumen dentro de aguas muy profundas. No así en riachuelos o ríos pequeños, en donde solían agruparse a beber, aunque predominantemente los Parasaurolophus preferían las planicies cercanas a ellos, más que ingresar a los propios ríos.
    La cola robusta del Parasaurolophus no era un timón que le servía para nadar, sino para equilibrar su peso al ir en dos patas al correr. Ya que el centro de gravedad del animal se situaría cerca de su abdomen y no sobre sus caderas, era necesaria una cola relativamente pesada que balanceara el peso del dinosaurio, que de otra manera se hubiera ido de bruces hacia adelante al correr. Era un timón, si, pero como dije, para balancear el peso del animal y sobre todo para permitirle girar con relativa facilidad al variar de dirección con sus patas traseras al correr.
    Estimados de su velocidad al correr dicen que alcanzaría 20 a 25km/h, haciéndolo unos 2 a 7km/h más veloz que sus deperedadores terópodos (carnívoros bípedos) como el Daspletosaurio, el Gorgosaurio y el Albertosaurio. Aunque esas estimaciones de velocidades pueden no ser del todo realistas y lo más probable es que no sobrepasara los 16km/h, la misma velocidad promedio de sus cazadores.
    Sin embargo, su desventaja era que no podía correr por mucho tiempo y eso habrían aprovechado los carnívoros para atraparlos en emboscadas, separando a los miembros más vulnerables. Considerando que los Albertosaurios cazaban en grupos de 2 o 3, como dicen los científicos paleontólogos, las posibilidades de cacería sería grandes.
    En cuanto al sonido característico de los Parasaurolophus era similar al de un corno trombón, como los que se suelen usar en conciertos de música clásica, como los de Bach. Por instantes eran similares a clarinetes y oboes gigantes, también. esto se dedujo de análisis de su cráneo fosilizado y de recreaciones de modelos hechos por computadora y luego impresos en 3d. Se hizo pasar aire a través de los tubos de un cráneo artificial hecho en impresora 3d y que era casi idéntico al original y los resultados fueron los ya dichos.

    ¡Gracias por esta gran página web. sigan compartiendo conocimientos! 🙂