Melibe viridis

publicado el 22 Ene, 2018 Especies Insolitas

El nombre de «Melibe» proviene del griego Melíboia, que era una ninfa del océano amada por el dios-río Orontes y amada por el primer rey de Arcadia, Pelasgos; y «viridis», que en latín significa verde. Su distribución es amplia. En este sentido, es una especie originaria del Indo-Pacífico, donde hay registros en África, Australia, Filipinas y Japón, además del mar Mediterráneo, donde apareció por primera vez en la Isla de Cephalonia (Grecia).

Melibe viridis se alimenta de pequeños crustáceos y otros organismos que captura grancias a su enorme velo oral que lanza como si fuera una red de arrastre por el fondo marino y se termina contrayendo de forma rápida si detecta alguna presa dentro de él. La puesta de huevos consiste en una cinta gelatinosa, fijada al fondo, que contiene cadenas de huevos en espiral. Al nadar, realizan movimientos ondulatorios laterales. Se desplaza gracias a los 13 tentáculos que va pegando por el fondo marino.

Esta especie insólita es merecedora de esta sección ya que ha resultado ser una sorpresa para los expertos de la materia. Tiene todo el aspecto de un extraterrestre de películas de serie B, de esos que se pegan al casco del astronauta que desde el minuto 1 sabías que no iba a durar mucho. En términos generales, este animal se considera una babosa marina por sus características como invertebrado, aunque el clado al que pertenece no está claro a día de hoy. Por cierto, Melibe viridis es venenosa, ya que su cuerpo puede segregar ácido sulfúrico y otras sustancias tóxicas para librarse de sus posibles depredadores. Así que lo mejor es tratar de no acercarse mucho.

Todavía no hay comentarios