La guerra a los picudos: ¿se está alcanzando un punto de inflexión?

publicado el 15 Abr, 2014 Blog Botánica Zoología

  Ya han pasado 20 años desde el primer reporte de ataque de un coleóptero, hasta entonces desconocido para el público no especializado, sobre palmeras del municipio de Almuñécar (Granada). Se trataba de Rhynchophorus ferrugineus (Olivier, 1790), el cual tendría un progreso tan espectacular que sería pronto tristemente reconocido en todo el país como el “picudo rojo”.

  En el año 2011, el divulgador y coordinador de este espacio web, Jesús Cebrino, nos resumió la crítica situación en que se encontraban los principales huéspedes de este curculiónido: Phoenix canariensis (Chabaud, 1882) y Phoenix dactylifera (L, 1753). Incluso, posteriormente, se han dado informes sobre ataques a una decena de palmitos (Chamaerops humilis L.).

  Por desgracia, en los últimos años la problemática generada por esta especie invasora ha sido enfocada en estrategias preventivas de poda o eliminación de los individuos afectados por su plaga. Este método de contención se ha ido convirtiendo en la última barrera frente al avance del insecto, ya que en apariencia el uso único de agentes fitosanitarios resultó fútil.

  Incluso ha surgido un motivo más de alarma, si cabe, ya que en el año 2007 en Barcelona surgieron noticias alertando de un nuevo enemigo en ciernes: el “picudo del agave” o  “picudo negro”, Scyphophorus acupunctatus (Gyllenhaal, 1838) (imagen 1).

  Esta nueva especie se alimenta de individuos de géneros como Agave, Aloe, Yucca o Dracaena; las cuales se cultivan en nuestro país con intereses ornamentales en el caso de Agave americana L., Aloe vera ((L.) Burm. f., 1768) o Dracaena draco (L.) L. (oriundo de las Islas Canarias).

  Los reportes más actuales sitúan el radio de acción de esta nueva plaga en las provincias de Barcelona, Alicante y Murcia (Molina, 2013), aunque ya se está revelando en Andalucía (imagen 2).

  Ante este panorama desolador, en Elche se está potenciando una nueva alternativa biológica que podría comenzar a equilibrar la balanza, un hongo entomopatógeno cosmopolita que ataca por igual a ambas especies: Beauveria bassiana (Bals.-Criv) Vuill. El proyecto, que sigue la estela de otro inicialmente dirigido hacia el picudo rojo y que ahora será también aplicado con el negro, es llevado a cabo por la empresa Glenn Biotech y tendrá una duración de un año para comprobar si es extrapolable a otras áreas afectadas (imagen 3).

  El mecanismo de acción de esta clase de hongos se podría resumir en tres etapas (Tellez-Jurado et al., 2009): adhesión de la espora del hongo a la cutícula del insecto (estructura rígida que recubre la epidermis) y posterior germinación, mediada por proteínas; penetración en el sistema circulatorio del animal, sea por presiones del hongo combinadas con la actuación de enzimas o a través de aperturas naturales y replicación en el interior, provocando la muerte del insecto tras cambios bioquímicos y de coordinación motora (imagen 4). Así mismo, el ayuntamiento de este municipio también lleva a cabo un programa de monitorización de individuos afectados por medio de microchips, presentes en una palmera de cada huerto afectado y en donde se recaba la información analizada del área completa.

  De la misma manera, en las Islas Baleares se está llevando a cabo otro proyecto de captura masiva por trampeo con atrayentes (metil acetatos) del picudo rojo. Este tipo de medida ya ha sido ensayada en experimentos de laboratorio: por ejemplo, en México se aplicó con el picudo negro, demostrándose que el uso de cetonas sintéticas similares a las feromonas de agregación eran efectivas. Así se conseguía la atracción tanto de individuos machos como hembras incluso en mayor cantidad que con los compuestos segregados por los animales en sí (Rodríguez-Rebollar et al., 2012). La gran novedad del método utilizado en las islas es el diseño del recipiente (imagen 5), llevado a cabo por investigadores de la Universitat Politècnica de València, el cual es de forma piramidal y atrapa una cantidad de insectos un 45% mayor (Vacas et al., 2013).

  Por último, dentro de la iniciativa europea Palm Protect, se siguen produciendo innovaciones que pueden servir de aporte a la lucha contra los picudos. Desde hace años, los estudios de la Universidad de Córdoba dirigidos por el Catedrático Enrique Quesada Moraga sobre el aislamiento de moléculas de interés entomopatógeno, procedentes de B. bassiana, han demostrado su efectividad frente a diversas especies de plagas.

  Una iniciativa curiosa dentro de este proyecto europeo, es la que se basa en el uso de perros entrenados en la detección del picudo rojo (Imagen 6). Este proyecto, puesto en marcha por el Dr. Pompeo Suma de la Universidad de Catania (Italia) podrá ser empleado en la inspección de plantas en cuarentena. Incluso existe otra línea de investigación enfocada en el uso de microondas sobre las palmeras (Massa et al., 2011).

  Toda esta batería de recientes nuevas medidas podría suponer un cambio en esta desigual lucha, si es que se ha llegado a tiempo. Una noticia esperanzadora llega de las Islas Canarias, donde según la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del gobierno canario, se tiene la plaga de picudo rojo bajo control; e incluso se han declarado 8 zonas de Gran Canaria libres de plaga. Tanto es así, que se pretende transferir los conocimientos adquiridos en esta lucha a la región marroquí de Souss Massa Drâa a través del proyecto de cooperación PALMERA.

  Tal vez este no sea el principio del final; pero si el final del principio.

Bibliografía:
Guerra J.A., Fajardo M., Rodríguez X., Barroso L., Morales M., Labrador, M., Arbelo, M., Martín R.: “AFPP-Colloque méditerranéen sur les ravageurs des palmiers”. Nice – 16 (2013).
Massa R., Caprio E., De Santis M., Griffo R., Migliore M.D., Panariello G., Pinchera D., Spigno P.: “Microwave treatment for pest control: the case of Rhynchophorus ferrugineus in Phoenix canariensis”. EPPO Bulletin 41(2): 128-135 (2011).
Molina D.: “Contribución al conocimiento de la distribución actual de la especie invasora Scyphophorus acupunctatus Gyllenhal, 1838 (Coleoptera: Dryophthoridae) en la Península Ibérica”. Revista gaditana de Entomología 4 (1): 11-16 (2013).
Rodríguez-rebollar H., Rojas J.C., González H., Ortega-arenas L.D., Equihua-Martínez A., Del Real-Laborde J.I., López-Collado J.: Evaluación de un cebo feromonal para la captura del picudo del agave (Coleoptera: Curculionidae). Acta Zoológica (n.s.) 28(1): 73-85 (2012). 
Téllez-Jurado,A., Cruz M. G., Mercado Y., Assaf A., Arana-Cuenca A.: “Mecanismos de acción y respuesta en la relación de hongos entomopatógenos e insectos”. Revista Mexicana de Micología 30: 73-80 (2009).
Vacas S., Primo J., Navarro-Llopis V.: “Advances in the use of trapping systems for Rhynchophorus ferrugineus (Coleoptera: Curculionidae): traps and attractants”. Journal of Economic Entomology 106(4): 1739-46 (2013).

1 comentario

  1. Investigación de suma importancia para un trabajo que se esta formulado en la identificación de alternativas para el control del picudo de los cocoteros en el departamento del Chocó- Colombia,