Ezo momonga

publicado el 23 Oct, 2017 Especies Insolitas

En Japón se encuentra Hokkaidō, la segunda isla más grande del país nipón. Hokkaidō significa «camino del mar del Norte» en japonés; pero bien podría significar «isla con animales adorables». Digo esto porque esa isla posee unos animales que se te enamoran el alma nada más verlos. Una de ellos es esta ardilla que en japonés es Ezo momonga, pero su nombre vulgar o vernáculo en castellano sería ardilla voladora siberiana.

Hay que aclarar que Ezo momonga es una subespecie de la ardilla voladora siberiana (Pteromys volans orii) y es endémica de Hokkaidō. Sus grandes ojos oscuros y sus diminutas patitas lo han convertido en un animal tan apreciado que se ha convertido en algún tipo de mascota local, apareciendo su imagen en los billetes de ferrocarril de la isla.

Este roedor pertenece a la misma familia que las ardillas comunes que, por cierto, se parece tanto por su aspecto como por su modo de vida. Tiene el cuerpo bordeado lateralmente por un repliegue de piel cubierta de pelo, llamado patagio, situado entre los dos pares de miembros, que puede extenderse como si fuese un paracaídas, y que permite realizar vuelos planeados de hasta 35 metros. Se alimentan de brotes y granos, hojas, corteza de abedul, setas y bayas. Se esconden en las grietas de las rocas o en los huecos de los árboles, en los que a menudo ocupan los nidos de los picamaderos (pájaros carpinteros). En ellos acumulan sus reservas para el invierno, y las consumen durante los días especialmente rigurosos en los que no pueden salir de sus refugios. No conocen el sueño invernal. Son animales discretos, y los hombres no suelen percibir su presencia. Esta vida secreta está además favorecida por su actividad nocturna, su timidez y también su coloración, que se confunde con la de algunas cortezas, especialmente la del abedul.

Aviso a caminantes: el fotógrafo Pop Shiretoko es el autor de la mayoría las fotografías de Ezo momonga. Aquí sus créditos.

Todavía no hay comentarios