Entrevista a Miguel Cecilio Botella López

publicado el 28 Feb, 2017 Entrevistas

Miguel Cecilio Botella López es Catedrático de Antropología Física de la Universidad de Granada. Además, es el director del Laboratorio de Antropología de la Universidad de Granada. En 1975, se licenció en Medicina en la universidad granadina para posteriormente ir a estudiar prehistoria y antropología física en Burdeos (Francia).

Miguel C. Botella es uno de los más reconocidos expertos mundiales en antropología forense. Los huesos de Cristóbal Colón han sido estudiados por este investigador granadino. Además, ha estudiado restos de desaparecidos en Chile y México.

1. De sus recuerdos de niñez y adolescencia, ¿hubo alguien que le vinculó a la antropología? 

En el ambiente familiar y del colegio en que me moví no había inquietud especial, aunque tuve la suerte decisiva de tener un maestro que me apoyó en todo momento y me enseñó que se consigue todo si se pone el suficiente interés.
Un día, me encontré en la papelera del colegio una publicación sobre huesos humanos prehistóricos de Píñar. La leí una y otra vez, no entendía nada de esos términos tan complicados, y por eso la tomé como mi trabajo científico de cabecera, el primero que tenía en mis manos. Parecía algo mágico por lo distinto y llamativo del lenguaje y decidí llegar a entenderlo.

2. ¿Cómo aterrizó al mundo de la antropología física y forense?

Comencé a través de mi interés por la Prehistoria y pronto pude ver que a la Arqueología que entonces estudiaba le sobraban clasificaciones de tipos de cerámica o de elementos de construcción, y en cambio le faltaba lo humano, conocer las personas que habían hecho eso, con sus condicionantes físicos, enfermedades etc. Por eso me metí en el mundo de la Antropología Física,  estudié Medicina, hice mi tesis doctoral uniendo los dos aspectos, físico y cultural de una sociedad prehistórica y al estar en una Facultad de Medicina, poco a poco empezamos a aplicar los conocimientos al ámbito forense. Y ahí seguimos ahora.

3. ¿Cuál fue su primer trabajo? ¿Ha cambiado mucho la disciplina hasta el día de hoy?

Estudiaba segundo de medicina y convocaron un premio de investigación. Tuve la osadía de presentar un trabajo sobre marcas de corte en huesos humanos y canibalismo prehistórico -bajo seudónimo-, gané el premio y ya me quedé envenenado con esto para siempre.

Sí, ha cambiado de modo extraordinario la disciplina hasta el día de hoy. La evolución de esta ciencia ha sido exponencial; cada día se publican nuevas técnicas para afinar más en la identificación humana, en los procesos patológicos, en los análisis de todo tipo. Y eso hace cada día más atractiva esta especialidad, que se ha hecho muy abierta y en la que confluyen una cantidad extraordinaria de disciplinas. Cualquier campo científico que pueda aportar algo se incorpora y ello origina una mayor calidad de las respuestas y de los conocimientos, que se incrementan como una bola de nieve. A pesar de ello, hay que reconocer que todavía quedan algunos sectores residuales entre los antropólogos que se resisten al cambio y se aferran a sus supuestas excelencias ya pasadas, pero no hay vuelta atrás.

4. En varias ocasiones, Ud. ha comentado que los huesos hablan y mucho… ¿hasta qué punto se puede llegar a saber a través de un hueso? Y de todos ellos, ¿Cuál o cuáles son que más pueden decirnos?

Sí, es cierto que se obtiene mucha información de los huesos… pero hay que saber hacerlos hablar y entender su lenguaje. Esa es nuestra tarea.
Los huesos guardan el testimonio de la vida , de las circunstancias de la muerte, de la sociedad donde vivió y de lo que pasó después. Está claro que, por desgracia, no aportan la misma información que si se pudiese contar con el cuerpo entero, con el resto de tejidos, pero los datos que nos ofrecen tienen la ventaja de que son objetivos. La Historia nos habla de la vida de las personas en el pasado, con todas sus circunstancias, pero siempre es subjetiva se escribe a través de la ideología o de la opinión de quien la escribe. La Antropología estudia las evidencias sobre los huesos. Lo que dicen , poco o mucho, es una evidencia y no depende de una opinión, esa es la gran ventaja de estos estudios.

Los huesos guardan el testimonio de la vida , de las circunstancias de la muerte, de la sociedad donde vivió y de lo que pasó después

5. ¿Qué se siente al tener que trabajar los huesos de Cristóbal Colón? ¿Alguna anécdota que contar de este trabajo?

La verdad es que desde el punto de vista técnico y científico no, los huesos son iguales que cualquier otro. Pero pesa bastante desde la óptica personal ese conjunto de circunstancias de ese personaje tan singular. De cualquier forma, su estudio fue un reto muy complicado. En el momento de abrir en Sevilla la urna de plomo dorado que contiene los restos había una gran expectación, con periodistas y medios de comunicación del mundo entero. Al abrir la urna, vi que había poco más de 150 gramos de fragmentos de huesos y un poco de polvo. Todo el mundo esperaba alguna genialidad por mi parte; pero no sabía decir nada, solo pude sudar y pensar en que me tragase la tierra por el jaleo en que me había metido. Al final, tuve en mi mesa de despacho en Granada los restos durante seis días y allí tratamos de hacerle contar lo poco que nos pudo decir. Era Colón.

6. Después de trabajar con víctimas de las guerras, de los carteles en México, de los descuartizados de Medellín, de la Guerra Civil Española… ¿ha cambiado su concepto de la muerte?

No, en absoluto. La muerte es el final de la vida, algo natural como el nacer o el dormir, sin mayor dramatismo. Nuestra sociedad rechaza la muerte, mira para otro lado, no quiere enfrentarse a ella, pero está ahí y no tiene remedio.
En cuanto a la experiencia de haber visto tantos y tantos casos de muertes violentas, de sufrimiento, es verdad que siempre toca muy hondo en el alma por muy técnico, por muy profesional que se pueda ser. Para mí todo eso me ha servido para enfrentarme a muchos de los valores que a veces se creen imprescindibles y comprender lo relativas que son muchas de las cosas a las que nos aferramos. A mí me ha hecho mucho más humano.

7. Siguiendo con esta idea, ¿cree que su trabajo está ligado con la política? De ser así, ¿cómo convive con ello?

La política influye en todo; pero mi trabajo como científico, como antropólogo, ni está ni va a estar influido por las ideas de unos o de otros. Yo soy un especialista al que llaman para que aporte unas evidencias y trato de hacerlo lo mejor posible. A eso se reduce mi trabajo, sea quien sea la persona o el matiz político que se le dé. Nunca me he sentido influido y ya creo que no lo voy a estar.

8. ¿Cuál ha sido el mayor descubrimiento de su carrera?

Sin duda la gente con la que he trabajado y trabajo. Por encima de cualquier honor o cualquier reconocimiento está el afecto por las personas . Y si en algún caso he tenido éxito y he ayudado a que unas familias descansen, ese es el mejor hallazgo y el mejor premio.

Y si he ayudado a que unas familias descansen, ese es el mejor hallazgo y el mejor premio.

9. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser un antropólogo forense?

¿Que puedo decir yo? La Antropología Forense es difícil, muy difícil, exige mucha formación, una enorme cantidad de trabajo, se resiente el alma al ver estas cosas una y otra vez….  pero es apasionante y el esfuerzo vale la pena.

10. ¿Qué consejos daría a los jóvenes investigadores actualmente?

Que se formen, que estudien, que se ilusionen, que se enamoren todos los días de su trabajo, que no caigan en la trampa del desánimo. Cuando se quiere, cuando se trabaja por algo así, siempre se sale adelante.

Algunas de sus publicaciones recientes:
Fernández Á.P., Alemán I., Botella M.C., Cunha, E. (2015). Perimortem fractures in the osteological collection of Aljubarrota (Portugal). Journal of Anthropological Archaeology, 40, 82-88.
Irurita J., Alemán I., Viciano J., López-Lázaro S., Botella M.C. (2015). Alterations of skull bones found in anencephalic skeletons from an identified osteological collection. Two case reports. International journal of legal medicine, 129(4), 903-912.
Irurita J., Alemán I., López-Lázaro S., Viciano J., Botella M.C. (2014). Chronology of the development of the deciduous dentition in Mediterranean population. Forensic science international, 240, 95-103.
Amores A., Botella M.C., Alemán I. (2014). Sexual dimorphism in the 7th cervical and 12th thoracic vertebrae from a Mediterranean population. Journal of forensic sciences, 59(2), 301-305.

Todavía no hay comentarios