Entrevista a Ezequiel Martínez Jiménez

publicado el 15 Ene, 2016 Entrevistas

Ezequiel Martínez Jiménez es Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha realizado, además, un máster en Educación Ambiental (UNED-UNESCO) y ha sido becado por la cadena SER, donde ha trabajado además en otras principales cadenas de radio españolas como R.N.E. y COPE, además de colaborador de opinión de varios diarios andaluces. Desde 1992 hasta julio de 2013, ha dirigido y presentado el programa Tierra y Mar de Canal Sur TV, dedicado a la agricultura, la ganadería, la pesca y el Medio Ambiente con criterios de Sostenibilidad.

Ha sido director de siete Cursos de Verano «Encuentros Sostenibles» y Seminario Internacional  «Encuentros Sostenibles» y trabajó como redactor en los servicios informativos del centro Territorial de TVE en Andalucía, donde fue nombrado redactor Jefe de Informativos.

A lo largo de su vida, ha impartido e imparte conferencias, y participa  como presentador y ponente en mesas redondas, pregones, sobre temas de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente, Sostenibilidad, Cambio Climático, Filosofía Slow, etc. Ha escrito y escribe artículos para revistas de divulgación agraria y ambiental. Ha participado en diferentes jurados de premios y certámenes de cine y fotografía. Ha sido padrino de las promociones de 2010, 2012, y 2013 de los licenciados y graduados en Ciencias Ambientales de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Desde enero de 2014, organiza un ciclo de entrevistas de semblanza con personajes destacados de la vida social y cultural andaluza.

El resultado del trabajo de su equipo y de él no solo es una audiencia fiel a Tierra y Mar, sino el reconocimiento de más de medio centenar de galardones. Entre ellos, el Premio Andalucía de Periodismo, el Premio Nacional de Medio Ambiente, el Premio de la Asociación de Telespectadores de Andalucía (ATEA) o el Premio «Emilio Castelar» (en el apartado de Medio Ambiente) o el Premio Andalucía «Agricultura y Pesca».

IMG-20151123-WA0027

1. De sus recuerdos de su niñez, ¿hubo alguien que le estimulara ese amor por el entorno, por la naturaleza que tiene? ¿Tiene otras pasiones?

Yo creo que no hubo ningún profesor que me transmitiera ese amor que tengo por la naturaleza sino que surgió, curiosamente, de manera espontánea. Recuerdo cuando era niño, con diez o doce años, en un pueblo de Madrid, Galapagar –donde nació mi madre, Cristina- y que iba con mis primos a recoger tagarninas –allí se llaman espárragos verdes- en los bordes de los arroyos y te parabas en aquel entorno natural cerca de El Escorial, donde te fijabas en los pájaros, lagartijas, entre otros. También en las excursiones que hacíamos en la Sierra de Madrid sí despertó esa pasión que tenemos todos los hombres y mujeres de amar a la naturaleza.

Otras pasiones que tengo son la música, la literatura, la lectura, la poesía, la natación, el yoga… la gente y la amistad; esos dos últimos, mis grandes pasiones.

2. Es gran conocedor de Andalucía… ¿tiene algún rincón preferido o que le guarde especial cariño?

No conozco Andalucía entera -¡es muy grande!-, pero sí que he estado en muchos sitios y, algunos de ellos, en reiteradas ocasiones. Lugares que podíamos decir que tienen mucho encanto o que son mágicos, tenemos el río Majaceite, que nace en Benamahoma (Cádiz); la zona de los Canutos, en el Parque Natural Los Alcornocales (Cádiz); Sierra Nevada (Granada y Almería). Sobre este último, me propuse con mi equipo grabar el ascenso al Mulhacén, acompañado de biólogos y guías del Parque Nacional… aquello fue maravilloso. ¡Hay muchos más rincones! La Sierra Norte de Sevilla (Sevilla); el río y las cascadas del Huéznar (Sevilla); el Cerro del Hierro (Sevilla), un espectáculo geológico; y luego hay también pequeños rincones, como aldeas y pequeños pueblos donde la gente trabaja y vive para el campo y mantiene su fuerza pegado a la tierra; el desierto de Almería (Almería), otra maravilla desconocida para mucha gente, como el Desierto de Tabernas. Con respecto a la avifauna, hemos hecho reportajes increíbles en el Estrecho de Gibraltar, como avistamientos de cetáceos; la almadraba es un arte para la pesca del atún; el lince en Doñana.

3. Usted es Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ¿no se planteó hacer una carrera universitaria de biología o ciencias ambientales?

¡No! ¡Y es curioso esto! Mis orígenes son de formación profesional. Yo empecé a estudiar formación profesional; tengo el título de maestro industrial. Empecé a estudiar Ingeniería Técnica Industrial en Madrid. Aquello no fue bien. Entre otras cosas porque iba a algunas clases con un libro de Machado o Miguel Hernández bajo el brazo. En 1975, me licencié en periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid y, en el quinto curso, obtuve una beca para la Cadena Ser. Con las clases, las horas que eché para aprender radio en la Cadena Ser… pues tuve que coger amigos de la carrera, como Pilar, Ángel y otros, para que me avisaran de los exámenes. Finalmente, saqué quinto curso bien, acabé la beca y estuve en Granada y luego en Sevilla enfrente de la radio.

4. Su trayectoria profesional de la comunicación se ha visto reconocida en multitud de ocasiones obteniendo diversos galardones, como el Premio Andalucía de Periodismo (1995) o el Premio Nacional de Periodismo Ambiental (1998), además de muchos otros. ¿Con cuál o cuáles se queda y por qué?

Eze por Andrea Benitez, nov. 2014Me quedo con el último reconocimiento que me han hecho y realmente no es un premio. He sido el Rey Gaspar de la Cabalgata de Mairena del Aljarafe 2016. Sin duda, pesa ahí la trayectoria al frente del programa televisivo Tierra y Mar; pero también pesan otras cosas que están por detrás del profesional y que tienen que ver más con la faceta humana. Que el Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe (Sevilla) y su concejalía de Cultura haya pensado en mí para que yo haya podido ser uno de los tres Reyes Magos, pues me llena de satisfacción. Dicho esto, todos los premios son muy bien recibidos desde el pueblecito que un día te llama y te quiere distinguir con algún premio, como la aceituna de oro de El Arahal (Sevilla). Sin embargo, el Premio Nacional de Periodismo Ambiental, que me lo entregó el rey Felipe VI, llenó de mucho orgullo a todo el equipo y a mí. En realidad, hemos tenido más de sesenta premios y distinciones nacionales e internacionales –¡qué son muchos!-. También he sido pregonero de tal fiesta y de tal pueblo, que también te llena de orgullo. Ha habido otros premios que me han llenado de satisfacción como es el Premio Nacional de Comunicación «Manuel Alonso Vicedo», el premio «Emilio Castelar» en el apartado de Medio Ambiente o el Premio Verde en la Modalidad de Comunicación Fundación José Navarro de Valencia.

Mi equipo y yo supimos vislumbrar que el cambio climático era un tema importante y vital para informar

5. Has sido director durante 21 años del programa Tierra y Mar de Canal Sur TV. ¿Cómo surgió la idea y por qué hacer un programa dedicada a la agricultura, pesca y Medio Ambiente?

Cuando llegué al programa, no llegaba como experto en la temática. Yo había hecho radio con numerosos programas; pero todo de forma generalizada (política, cultural, económica); nunca específicamente medioambiental. Y fue en Tierra y Mar, en octubre del año 92 cuando me ofrecen dirigir el programa. El programa tenía, por aquel entonces, un corte muy del sector agrícola y ganadera comandado por Ángel Gómez, con datos de producción, entrevistas a los agricultores, ganaderos, los problemas que tenían… y yo vi en ese programa –y fue un acierto- que había que meter temas medioambientales porque entendía que, en la medida que el productor oyera hablar de educación ambiental, le íbamos a concienciar para que se sensibilizara con los temas medioambientales y además la sociedad aprendiera de lo que dice el agricultor y ganadero desde su punto de vista de aspectos medioambientales y también de reportajes también medioambientales que no tenían que ver con el sector productivo.

Cuando aquí había poca gente que trataba el asunto del cambio climático; mi equipo y yo supimos vislumbrar que ese era un tema importante y vital para informar desde un medio público como la televisión andaluza.

6. ¿Tiene algún programa de Tierra y Mar que recuerde con gran cariño?

¡¡Muchos!! Aunque siempre hay alguno que te es siempre más especial. Por ejemplo, hicimos uno –que no tuvo el reconocimiento que creo que mereció- sobre el río Guadalquivir, donde trabajamos seis o siete meses. Los compañeros míos, como Chema Garrido, Miguel Montaño y Nelson López se fueron desplazando haciendo reportajes y yo hice un guión donde el río Guadalquivir era el narrador, era el que iba, a través de su nacimiento hasta su desembocadura, contando su historia y la historia de Andalucía de lo que le rodeaba. También un reportaje que hicimos de Doñana o sobre la seda y la trilla o algunos sobre agricultura de fresas, algodón o ganadería, como el vacuno o caprino.

7. En este mundo audiovisual en el que tanto miran la audiencia y el beneficio, ¿qué dificultades o trabas se ha encontrado en esos más de 20 años de televisión?

Bueno, pues que te den un buen horario en la parrilla. Esa es una gran dificultad. Ha habido buenos programas que han muerto u otros programas que continúan ahí, pero que no tiene gran audiencia porque tienen un horario muy malo. Otro problema es que cuando no le pones al espectador una periodicidad cíclica y concreta, el espectador pierde el sentido de referencia de ver el programa. El programa Tierra y Mar se televisa a las 14.00 y llevamos ese horario desde 1998 o 1999. En el año 1995 ó 1996, el único equipo directivo de Canal Sur TV que apostó muy fuerte por nosotros: Pepe Aguilar, director de informativos, y Rafael Rodríguez, subdirector de informativos. Ellos nos colocaron a las 21.00, en Prime-Time, después del informativo. En mi opinión, hay que buscar la originalidad, lugares que no son comunes para diferenciarte de otros programas. Como ocurrió con Tierra y Mar.

8. ¿Cómo cree que se plantea el futuro en materia medioambiental para la sociedad?

Yo, en mis redes sociales, he criticado recientemente que no ha habido apenas referencias en temas medioambientales en esta vorágine política. Por lo tanto, esto es parte de culpa del periodista y del canal de televisión en cuestión que no lo tiene como uno de los temas prioritarios. Lo cierto es que, hace quince o veinte años, apenas había revistas o suplementos dedicados al Medio Ambiente. Hoy en día, hay suplementos en revistas e incluso los canales de televisión y radio han incorporado algún reportaje medioambiental pero muy vagamente.

Es que el Medio Ambiente no solo es la conservación del árbol, ¡es la salud nuestra!

9. ¿Cree que hoy en día siguen habiendo suficientes espacios en los medios que le dediquen importancia a la tierra, sus productos y el equilibrio del Medio Ambiente?

No lo sé del todo, porque el Medio Ambiente tiene que ser concebido como una asignatura, desde que el niño empieza el colegio, en torno a la cual giren las demás asignaturas: lo conservacionista medioambiental ante el grave problema que tenemos con la amenaza del cambio climático. En televisión y otros medios de comunicación general tiene que haber programas medioambientales que nos informen. Es que el Medio Ambiente no solo es la conservación del árbol, ¡es la salud nuestra! Que depende de que contaminemos menos a la atmósfera, que haya más energías verdes (eólica, solar…).

10. ¿Qué consejo o consejos le daría a los divulgadores que están acercando la ciencia y Medio Ambiente a la ciudadanía española?

Siempre hemos discutido los periodistas con los científicos de cómo comunicar los temas de ciencia. El científico sabe mucho y trata, a la hora de dar una información, ser muy escrupuloso con todas las palabras técnicas que conforman su discurso… y eso resulta ininteligible para el espectador, para el oyente, para el lector. El periodista, en todas sus facetas, tiene que descifrar ese lenguaje y hacerlo digerible y legible para que el espectador se entere de que va. Ese es el gran reto. Hay científicos que han dado pasos importantes para divulgar y hacer asequible la ciencia al espectador: Miguel Delibes, Félix Rodríguez de la Fuente, muchos más.

Algunas de sus publicaciones son:
«La polémica de la Posmodernidad» (varios autores), 1986; «De Sevilla» (varios autores), 1987; «La generación TV» (varios autores), 1994; «Andalucía: Viaje al asombro» (varios autores), 2008; «Políticas Públicas Ambientales» (varios autores), 2008; «La Ruta de la papa de los andes peruanos a Europa, historia, sociedad y cultura. Siglos XVI-XXI» (varios autores), 2011.
«Tiempos de clausura. Historias y leyendas de los Cartujos en Andalucía» (autor), Ed. Castillejo, Sevilla, 1999.
«La cabra de Rawalpindi. Relatos viajeros de aquí y de allá» (autor), RD editores, Sevilla, 2005.
«La Odisea del viajero» (autor), Ed. El Páramo, 2012.
«Tierra y Mar» (autor), Ed. El Páramo, 2013.

1 comentario

  1. S.Belizón dice:

    genial artículo, sin duda tierra y mar siempre ha sido un referente.