Entrevista a Arturo Menor Campillo

publicado el 30 Jun, 2017 Entrevistas

Arturo Menor Campillo es biólogo e investigador científico del Plan Nacional de I+D+i. Divulgador y realizador especializado en medio ambiente, con una trayectoria profesional reconocida con diversos galardones. Desde pequeño siente una especial atracción por la naturaleza. En 2009 fundó Acajú Comunicación Ambiental. Acajú Comunicación Ambiental es una empresa multidisciplinar de comunicación ambiental, especializada en la producción de contenidos audiovisuales relacionados con las Ciencias y la Naturaleza, dirigida por profesionales del medio ambiente.

En la actualidad, dirige una serie documental, de cinco capítulos, sobre el lince ibérico, dentro del programa LIFE Iberlince, de conservación de esta especie. Es director del Festival Internacional de Cine Científico y Ambiental de Doñana FICCAD. Su primer largometraje: «Wildmed, el último bosque mediterráneo», ha obtenido numerosos premios nacionales e internacionales.

1. En su infancia y/o adolescencia, ¿hubo alguien que le vinculó al mundo de los documentales?

Mi vinculación con este mundo viene de Félix Rodríguez de la Fuente. Tuve la enorme fortuna de vivir, hasta los 14 años, en un pueblo de 250 habitantes. En esta localidad estuve en permanente contacto con la naturaleza. Pasé toda mi infancia jugando y aprendiendo en pleno campo. En esa misma época se emitía en TVE el «Hombre y la Tierra». Para mí, eran muy estimulantes aquellos programas, porque despertaban mi imaginación y me animaban a salir al campo a buscar, con mayor o menor fortuna, las especies que podía ver en los programas.

Mi vinculación con este mundo viene de Félix Rodríguez de la Fuente

2. ¿Quién ha sido o es su mayor apoyo? ¿Ha tenido o tiene algún ejemplo a seguir a nivel profesional?

Mi apoyo para poder producir y dirigir mis película es todo mi equipo. Nadie es prescindible. Me siento muy afortunado de contar con un equipo técnico y humano tan excepcional. Pero si tengo que destacar a alguien de todos ellos, sin duda esa persona es José Antonio Vallejo. A José Antonio le conocí en la Bienal de Cine Científico de Ronda, en el año 2008, y desde entonces siempre ha estado ayudándome en todas mis producciones. Su ayuda no es solo técnica, también me ha animado y me ha apoyado moralmente, porque atreverse a producir una película de cine de naturaleza es muy complicado.

Por otro lado, mi gran referente siempre ha sido Félix Rodríguez de la Fuente. Ha sido uno de los comunicadores más relevantes de la historia de la televisión  en nuestro país. Su labor fue esencial para conservar la naturaleza ibérica, en todos los aspectos, y todavía seguimos disfrutando de su enorme legado.

3. En edad adulta, ¿qué fue lo que le impulsó a querer salir a rodar documentales?

Desde que era un niño siempre tuve clara mi vocación y siempre deseé “ser como Félix”. Movido por ese afán estudié biología y empecé a trabajar en el Parque Natural Sierra Norte de Sevilla. Por desgracia, mi trabajo para la administración cada vez era más burocrático y le dedicaba menos tiempo a estar en el campo estudiando la naturaleza, que era lo que más me gustaba. Por este motivo, empecé a replantearme mi sueño de la infancia de realizar documentales de naturaleza. Me di cuenta que nada me impedía poder dedicarme a hacer películas. Así, en el año 2008, abandoné mi trabajo en la Consejería de Medio Ambiente, y ese mismo año conocí a José Antonio Vallejo. En 2009 fundé mi productora Acajú Comunicación Ambiental.

4. La película Wildmed ha sido rodada en Sierra Morena y los protagonistas de la película son el lobo, el lince ibérico y el águila imperial. Tres especies emblemáticas de la Península Ibérica… ¿cuál es la principal denuncia de Wildmed?

Que Sierra Morena, en particular, y el bosque mediterráneo, en general, en la Península Ibérica, se encuentran amenazados de desaparecer. La seca es un grave problema que está matando miles de encinas y alcornoques, y que crece exponencialmente. Los científicos más pesimistas estiman que en el plazo de 50 años pueden haber muerto la mayoría de los árboles de Sierra Morena. Estamos hablando no solo de un problema ambiental, sino también económico y social.
Si mueren los árboles, será la ruina económica para toda Sierra Morena y miles de personas se verán obligadas a emigrar a otras zonas más prósperas. Lamentablemente, las administraciones públicas no está adoptando medidas adecuadas que permitan atajar este problema.

Sierra Morena, en particular, y el bosque mediterráneo, en general, en la Península Ibérica, se encuentran amenazados de desaparecer

5.¿Hasta dónde ha llegado para poder grabar un momento concreto de algún animal?

No hago locuras. Soy bastante sensato en lo que a seguridad personal se refiere. También soy muy respetuoso con los propios animales. Detesto que se les moleste y, por tanto, a mí tampoco me gusta molestarlos.

Pero, dicho esto, he hecho cosas muy variopintas. Por ejemplo, para grabar aves acuáticas he tenido que atravesar marismas a pie, hundiéndome en el barro, lo que resulta bastante agotador. Ahora, en el rodaje de mi nueva película, he tenido que pasar largas jornadas andando por la alta montaña leonesa, cargando con todo el equipo de rodaje. Al final de todas esa caminatas, siempre hay un hide, un escondrijo o un aguardo, que hemos preparado previamente. El hide siempre es relativamente cómodo, porque sabemos que vamos a pasar muchas horas dentro de él.

6. Presupongo que pasáis muchísimas horas en el hide concentrados y esperando el momento para capturar la escena. ¿Podría decirnos qué se experimenta durante tantas horas en el hide?

En los hides se experimenta de todo, porque hemos llegado a pasar hasta jornadas completas de 24 horas allí escondidos. Pero, sin lugar a dudas, el sentimiento  más habitual es el de ilusión. Esa emoción de saber que en cualquier momento puede aparecer un lince, un lobo o un águila, es lo que te mantiene animado y alerta. Y mientras que vienen y no vienen, siempre hay alguna otra especie que te entretiene, especialmente las pequeñas aves, que nunca faltan.

7. Según tengo entendido, habéis dedicado un año a la preproducción -buscar las localizaciones, conseguir autorizaciones para poder grabar, etc.- dos años de rodaje, siendo en total cuatro años para dar a luz a Wildmed. ¿Qué considera que ha sido lo más duro de todo?

Sin lugar a dudas, la parte burocrática y administrativa. Para comenzar un rodaje, primero tienes que buscar financiación, y ese tema hay que dedicarle mucho tiempo, porque desgraciadamente en España no se “invierte” en producir películas de naturaleza, y al final se recogen poco frutos.

Por otro lado están las autorizaciones. Tienes que solicita permiso para rodar a los propietarios de las fincas, a los directores conservadores de los espacios naturales, a los responsables de los programas de conservación de especies amenazadas. Se da la situación absurda que, para rodar una película, tienes que solicitar 6 o 7 autorizaciones diferentes a una misma administración.

8. Sus trabajos han sido reconocidos con varios premios. ¿Cuál fue el que le hizo más ilusión y cuál fue el que le llenó de orgullo?

Como comenté anteriormente, en el año 2008 asistí como alumno a un curso que se impartía en la Bienal de Cine Científico de Ronda, donde conocí a José Antonio Vallejo. En la siguiente edición de la Bienal, en 2010, mi cortometraje “Ecología de la Muerte” ganó el premio a la mejor película científica. Ese premio me hizo muchísima ilusión.

Y el premio del que me siento más orgulloso es el de mejor director novel en el Festival Internacional de Cine de Naturaleza de Japón, uno de los eventos cinematográficos más importantes de este género en el mundo.

9. ¿Qué momento vive los documentales de naturaleza en España? ¿En qué está trabajando ahora?

Por un lado, creo que sigue siendo un mal momento para conseguir financiación y poder producir dignamente este tipo de películas en España. No es algo nuevo, este sector siempre ha estado en crisis en nuestro país. Incluso al propio Félix no se lo pusieron fácil. Pero, por otra parte, el sector está emergiendo gracias al abaratamiento de la tecnología. Esto ha permitido que muchas personas hayan dado el salto y hayan montado su propia productora de documentales de naturaleza.

En la actualidad, estamos terminando la postproducción de una nueva película, sobre el lobo ibérico, titulada «Barbacana, la huella del lobo». Se trata de un bonito proyecto en el que hemos trabajado, codo con codo, con los ganaderos en las montañas de León. Hemos conocido cómo es su relación con el lobo y cuáles son las soluciones que ellos proponen para eliminar la conflictividad de esta especie. Por otro lado, va a ser una película de gran belleza estética y de una factura impecable. He tenido la suerte de contar con un gran equipo profesional, con varios ganadores de premios Goya, y eso se nota en el resultado final. Se estrenará en salas de cine después del verano.

10. ¿Qué mensaje le diría a aquellos que sientan el mismo afán por mostrar desde su perspectiva el entorno y la vida que nos rodea?

Pues que, si realmente es lo que desean, se animen  y pongan en marcha su propio proyecto. Si le ponen ganas y toda su ilusión, serán imparables.

Otros de sus documentales más destacados:
«Amigas del aire», premio Fundación Biodiversidad de Innovación, Liderazgo y Comunicación Ambiental al mejor cortometraje 2011 y Premio RTVA a la mejor producción andaluza en el Festival Internacional de Cine del Aire 2012.
«Ecología de la Muerte», premio a la mejor película de investigación en el XXVI Certamen Unicaja de Cine Bienal Internacional de Cine Científico, de Ronda 2010 y Premio ASECIC Guillermo Zúñiga a la mejor película científica en el XV Festival de Cine de Zaragoza 2010.

Todavía no hay comentarios