Droga ancestral en el siglo XXI

publicado el 20 Feb, 2013 Bioquímica Opinión

En mi primer artículo de opinión para la web “Los Porqués de la Naturaleza”, continúo mi particular cruzada acercando, al mayor público posible, las curiosidades de la ciencia que quedan ocultas o no del todo claras. En este caso comienzo haciendo honores a Severus Snape, (para los que no lo conozcan, se trata de un personaje de la saga Harry Potter) que, en el siguente párrafo del primer volumen de la saga “Harry Potter y la piedra filosofal”, claramente cita los efectos reales de la escopolamina:

“Lo advierto, no creo que muchos de ustedes aprecien la sutil ciencia y preciso arte de la elaboración de pociones. No obstante, aquellos pocos elegidos que posean tal predisposición conseguiré enseñarles a embrujar la mente y aturdir los sentidos”.

Pues bien, el uso de esta molécula se lleva a cabo desde Hamlet (obra de Shakespeare), hasta nuestros días y estoy convencido que, desde hace miles de años en ritos chamánicos, la escopolamina es una molécula ampliamente usada en la ficción y en la realidad para fines más que dudosos. En el papiro Ebers, uno de los más antiguos tratados de medicina (1500 a.C.), hay evidencia de que, en esa época, los egipcios utilizaban plantas que contenían escopolamina para tratar problemas intestinales (Emsley, 2008). Actualmente se usa para tratar el Parkinson por su efecto sedante.

Concretando os diré que la escopolamina se encuentra en la burundanga, que es una mezcla, principalmente de alcaloides, que después veremos. Es utilizada con frecuencia por criminales en países americanos, para cometer robos, secuestros y delitos sexuales. Administrada en un vaso o en polvo, la víctima pierde la conciencia, a lo que debo añadir, que posteriormente sufrirá amnesia que, al despertar, no recordará nada de lo que le ha pasado.

Esta sustancia se puede encontrar en diversas plantas, como la belladona (Solanum dulcamara), el beleño negro o hierba loca (Hyoscyamus niger), la burladora (Datura stramonium), varios floripondios del género Brugmansia y la mandrágora (Mandragora officinarum). La escopolamina es un anticolinérgico, con lo cual, antagonista de la acetilcolina. La acetilcolina es una molécula mensajera esencial para la activación de los músculos, para las glándulas que segregan fluidos corporales y para muchas funciones cerebrales, de modo que la escopolamina interfiere con todos estos procesos (Emsley, 2008).

Os traigo esta molécula hoy debido a los recientes casos de violaciones y robos que se están produciendo en España en los últimos años y, por ende, la alarma que está causando entre el colectivo sanitario / fuerzas del orden y seguridad del estado. Por desgracia a través de internet se puede comprar esta droga de forma casi pura con facilidad con el peligro que conlleva, ya que a  dosis no muy altas puede resultar mortal. Cabe decir que estas plantas no son de fácil recolección en nuestras latitudes.

Noticias actuales en España y en el mundo:
El confidencialdigital.com: “La droga ‘zombi’ llega a España. La policía advierte de una sustancia que anula la voluntad y facilita el robo express.” 4 de febrero del 2013.
http://www.cadenaser.com: “Una joven de Madrid fue víctima esta semana de un robo cuyo modus operandi es inusual aunque cada vez más habitual”. 26 de enero del 2013
http://www.telam.com.ar: “Detienen al acusado de drogar con burundanga y violar ocho chicas”. 30 de enero de 2013
 
Bibliografía:
Emsley, J.: “Hyosine and the murder of Belle Elmore (Mrs. Crippen)”, en “Molecules of Murder: Criminal Molecules and Classic Cases”. RSC Publishing. Cambridge (2008).

1 comentario

  1. Excelente la informacionmuy iolustreativa y practica., haysubstancias que son utioisadasenmedicinanatural ecuatoriana y commuy buenos resultados.atentamente., Alberto Ponce O.,