Costa de la Muerte

publicado el 28 May, 2018 Paisajes

Perfilando parte de la costa noroeste de la Península Ibérica, se encuentra la Costa de la Muerte, A Costa da Morte, en gallego. Esos kilómetros donde el océano Atlántico roza tierra española lucen tal y como su nombre indica: fríos, grises, pálidos y con fuertes ráfagas de viento. En general, características que llevaron a nombrarla Costa de la Muerte, zona temida por los marineros a lo largo de la historia.

A pesar de que lleve este lúgubre nombre, es de las zonas más espectaculares de la costa gallega. Los altos acantilados donde cuelgan pueblos de pescadores con la más variada y genuina gastronomía gallega son uno de los destinos más frecuentados por los propios habitantes de la comunidad autónoma. A parte de poder disfrutar de unos buenos percebes, también ofrece vistas impagables como las que ofrece el Cabo de Finisterre al norte de la Costa de la Muerte, nombrado así por los romanos pues se pensaban que más allá de ese cabo no había más tierra.

Es una ruta ideal para hacerla en coche, recorriendo pueblo por pueblo perfilando la costa y descubriendo las curiosas leyendas que albergan cada uno de ellos. Un elemento importante al largo de la historia en la Costa de la Muerte y que tiene un papel protagonista en las leyendas es la piedra, dada la poca vegetación en los acantilados. Por ejemplo, se creía que las piedras de Muxía tenían poderes curativos.

Todavía no hay comentarios